Nuestra Reflexión

Hace muchos, muchos años, un anciano preguntó a uno de los jóvenes del pueblo aspirante a dirigirlo, por el origen de la sabiduría. En concreto quería saber si el aspirante a manejar los designios del pueblo, conocía  el camino para ser sabio, cualidad entonces altamente valorada, y por lo tanto podría aspirar a ello.

El joven creía tenerlo claro pero por un momento se quedo pensativo, al fin y al cabo se jugaba mucho, dirigir el pueblo había sido desde niño la aspiración de su vida.

Entonces miró fijamente al anciano y contesto:

-   Sabio es aquel que sabe mucho, que dispone de más conocimiento que los demás.

El anciano reflexionó sobre la respuesta recibida, y con un leve movimiento lateral de la cabeza, indicó al joven su desacuerdo con la respuesta, y con la misma serenidad mostrada hasta entonces se lo explicó:

-   En sabio sólo se convierte quién creyendo no saber suficiente, no deja nunca de aprender.

El joven creyó entenderlo, a pesar de ser uno de los más avezados del pueblo, la responsabilidad que tenía por delante le exigía aun más. Muchas preguntas, responsabilidades y la necesidad de tener en cada momento la mejor respuesta posible.

Al cabo de los años, y cuando nuestro joven era ya un dirigente orgulloso de su continuo aprendizaje, del que por cierto, obtenían numerosos beneficios sus súbditos, decidió acercarse al anciano y plantearle una duda que le había acompañado durante esos años.

-   Maestro, ¿quién es entonces el sabio entre los sabios?

El anciano, que cada día estaba más orgulloso del ya no tan joven dirigente, le miró y tras una leve sonrisa que dejaba entrever una profunda satisfacción, le dijo:

-   El sabio entre los sabios es aquel que no dejando nunca de aprender, es capaz de encontrar tiempo para enseñar a los demás.

Desde entonces, el conocimiento se ha convertido en el bien más preciado que cualquiera de los vecinos ansía compartir con los demás, siendo su dirigente el máximo impulsor de dicha práctica.

En Re-evoluciona creemos en la evolución como un camino de aprendizaje y transformación continuo  y compartido.
Nuestra intención ha sido siempre ir más allá de la evolución, un pasito más, una re-evolución.
Nuestros clientes así lo han entendido y día a día siguen enseñándonos a ser mejores.

“Yo sólo sé que no sé nada”   . Sócrates